La primera vez que visité Londres fue con una de mis mejores amigas y compañera de batallas durante toda mi época de bachillerato, mi 24/7 Elena. Creo firmemente que nada sucede de casualidad, y la razón por la que decidimos hacer este viaje no se exime de esta creencia.

En 2015, viajé a la Costa Azul de Francia tres semanas para mejorar mi francés. Allí hice un grupo de amigas increíble, entre las cuales estaba Sonia. Ella era de Bilbao, pero se iba a vivir a Londres en el siguiente curso.

Un año después, Elena decidió hacer un viaje similar a la Costa Azul con otra de mis mejores amigas. Conoció a Clau, íntima amiga de Sonia, que también era de Bilbao y vivía en Londres. Las cuatro éramos el combo perfecto para hacer este viaje, que recuerdo con tantísimo cariño y añoranza.