HEY THERE

Hey. Si has entrado en este blog, es para conocerme. Y voy a hacer que no te arrepientas. 

 

Cada año me enamoro del sol de enero y de la brisa de agosto.

Me gustan las tardes de cine en días de lluvia, y pegar la nariz al café recién hecho. Adoro susurrar al oído, y nunca los gritos.

Cuento los días para mi cumpleaños, pero temo dejarlo atrás. Detesto desechar: libros, peluches, películas, y personas.

Soy fan de las canciones de la infancia, y más aún si las canturreo con amigas. Me gusta confiar. Confiar mucho y hacer de este texto una conversación.

Está claro que no me gusta ser un desastre, aunque parezca que mi cabeza está bien amueblada. Odio dejar para mañana lo que puedo hacer hoy, aunque siga haciéndolo de vez en cuando.

Me muero tanto por las sonrisas de la gente al recibir una sorpresa como por que me las den a mí.

Los atardeceres de chiringuito en la playa. Los días sola en casa viendo esa serie a la que me he viciado tanto. Las mañanas de campo. La primera vez que vi la nieve. Estos sí que son placeres.

Adoro hacer cosas con y por ilusión. Me ilusiona la sonrisa de mi madre y comprar el Vogue los domingos. Y olerlo.

#mgongora #miriamdegongora #photography #beach

Me hace feliz capturar momentos con mi cámara, esa que los que me conocen están hartos de ver.

La comida italiana siempre ha sido mi perdición, hasta que descubrí el sushi. Desde entonces, detesto tener que seleccionar uno de ellos para cenar. No he terminado de asumir que en la vida hay que decidir, ni que tengo algo parecido al síndrome de Diógenes.

Me dan alegría las personas felices. Las que escogen como complemento una sonrisa y no una mueca de asco.

No soporto las que hacen ruido al comer, casi tan poco como compartir el helado o las bebidas, que por cierto, nunca van a ser refrescos.

Confío en que llorar no es malo, y me encanta tanto como necesito hacerlo de vez en cuando. Siempre me emociono con las películas: adoro involucrarme hasta sentir que estoy dentro de ellas. Eso sí: si vas a ponerte a mirar el móvil o a charlar, no te aconsejo que las veas conmigo. Los musicales me dan la vida, y las películas de terror me la quitan.

Me encantan los perros. En concreto, adoro a Brandy, y ese sonido que hace cada vez que quiere comida. Aunque sí que odio los días de perros. Lo único que los arregla es el buen humor de mi hermana, si es que hay suerte y se ha despertado con buen pie.

Quiero a Sevilla y a sus tradiciones. También a las mías: el olor a incienso y los Martes Santos en familia. Que me toque la figurita sorpresa en el roscón de Reyes. Las sevillanas del grupito del miércoles en la caseta, y la música de un Domingo de Ramos. La sed de una jarra de rebujito. O de dos.

Adoro la vida. Mi vida. Y a todo el que forma una mínima parte de ella.

La intención de este blog es que descubráis a la persona que hay detrás de estas palabras, a través de, principalmente, la fotografía que realizo en mis viajes. 

Para saber más de mí o encontrarme en redes, visitad about me

Pdt: también podéis encontrar el blog vía móvil!